Ciudad de México a 12 de noviembre (diablos.com.mx). – Este jueves se cumplen 11 años de la Academia de Beisbol Alfredo Harp Helú, ubicada en el municipio de San Bartolo Coyotepec, Oaxaca, instalaciones que mezclan los deportivo con el arte en unas instalaciones de primer mundo, en las cuales los jóvenes que llegan con toda la ilusión de alcanzar el sueño de ser jugadores profesionales cuentan con todo lo necesario para lograrlo.

A 11 años de su inauguración la Academia de Beisbol Alfredo Harp Helú, han pasado más de 800 jugadores por las instalaciones de este paraíso beisbolero, 45 egresados de la Academia ya juegan en la Liga Mexicana de Beisbol, 26 de ellos entre Guerreros y Diablos, el resto esta distribuido en 10 equipos de la LMB. De los más de 800 jugadores que han pasado por la Academia de Beisbol Alfredo Harp Helú, 96 han sido catchers, 182 infielders, 117 outfielders y 449 lanzadores.

Este año en particularmente en las Grandes Ligas, se dieron varios debuts de jugadores egresados de la Academia de Beisbol Alfredo Harp Helú, hasta el momento hay 10 jugadores que ya debutaron en las Grandes Ligas, y dos de ellos acaba de ser campeones de MLB con los Dodgers de Los Angeles, Julio Urías y Víctor González. Y en el sistema de sucursales de equipos ligamayoristas hay 55 jugadores egresados de la Academia que buscan alcanzar el sueño de llegar a las Grandes Ligas.

La instrucción a los jóvenes ha estado a cargo de diferentes personalidades y figuras históricas del beisbol mexicano, personas como Ramón “El Diablo” Montoya, Javier “Escopeta” Martínez que en paz descansen, así como Daniel Fernández, José Luis Sandoval, Ty Gainey, Luis Fernando Méndez, Javier Cruz, Noe Muñoz, Pedro Castellano, Shamar Almeida, Iván Cervantes, Antonio Pollorena, Maximino León, Gerardo Garza y muchas personas más que han aportado su granito de arena para ser parte de la formación de estos jugadores, que buscan alcanzar el sueño de llegar al beisbol profesional.

La Academia también cuenta con mucho arte dentro de sus instalaciones, la obra que recibe al visitante en la fachada de la Academia de Béisbol es “El camino del sol por el cielo” de José Luis García, quien inició su quehacer pictórico en los talleres de Arturo García Bustos, Arnold Belkin y Luis Nishizawa, y trabajó como ayudante en la creación de algunos murales de carácter figurativo e histórico.

Por otra parte, Carlo Magno Pedro, en “Juego en el inframundo” decidió plasmar a los jugadores de la pelota mixteca en esqueleto con sus guantes de piel, su pañuelo en la cabeza y el símbolo del movimiento delante de la pelota.

Son cinco jugadores en cada lado que significan los dos bandos en el juego custodiando en el centro unos peloteros beisbolistas del equipo de los diablos. Uno con su bat y el otro con su pelota y su manopla y en el centro está un esqueleto que representa al chazero (umpire) arriba de su cabeza aparece un jaguar que es el animal más antiguo de Coyotepec.

Mientras que “La pelota se va, se va y se va…” de Adán Paredes, es una unidad cósmica beisbolera, una lectura en movimiento, sus lanzamientos son los astros que nunca chocan y coronan el ambiente escultórico que dignifica la Academia de Béisbol en Oaxaca.

La muestra “Talayi” de Demián Flores es una reunión de piezas parte del tema deportivo del béisbol como conformador de identidades culturales en las prácticas sociales del mundo contemporáneo. Esta obra está en la antesala de los servicios médicos de la Academia y está pensado como un Gabinete de Gráfica.