Ciudad de México a 17 de julio (diablos.com.mx). – Este miércoles por la mañana los integrantes de la Pandilla Roja se dieron tiempo para visitar y recorrer las nuevas instalaciones del Salón de la Fama del Beisbol Mexicano, ubicado en el Parque Fundidora de la Ciudad de Monterrey, Nuevo León.

Aprovechando la serie de media semana frente a los Sultanes en Monterrey, jugadores del México y parte de la directiva escarlata hicieron un recorrido que podría considerarse casi obligatorio para todos los turistas y en especial para los amantes al beisbol que vayan a la capital de Nuevo León.

En el recorrido por el recinto de los inmortales se dio un encuentro especial, fue cuando Leo Rodríguez hijo encontró la placa del inmortal don Leo Rodríguez, su padre fue originario de Tlahualilo, Durango, se coronó tres veces en el circuito de verano, jugó con Unión Laguna, novena campeona en la temporada de 1950, con los Tigres -entonces capitalinos– en el calendario 1955, y con Diablos Rojos, en la temporada de 1964.

Por otra parte Miguel Ojeda presidente adjunto, Francisco Minjarez director deportivo, Víctor Bojórquez manager escarlata y Carlos Figueroa entre otros integrantes de la Pandilla Roja, recorrieron las diferentes salas del nuevo Salón de la Fama y quedaron gratamente sorprendidos por todo el material histórico que esta en exhibición en este recinto, además de atestiguar la firma del joven José Manuel Hernández Garza de la cantera escarlata con la organización de los Padres de San Diego, teniendo como sede el Salón de la Fama del Beisbol Mexicano.

En este recorrido por el recién inaugurado recinto, los jugadores y cuerpo técnico de los Diablos Rojos tuvieron oportunidad de convivir, retratarse y firmar algunos autógrafos a los visitantes que se sorprendieron al encontrarse con los integrantes del México.