Ciudad de México/MBN- Los Diablos Rojos del México aseguraron este fin de semana su sitio en los playoffs de la Temporada 2021 de la Liga Mexicana de Beisbol, con lo que el equipo consiguió el primer objetivo que se planteó para esta campaña.

Después de los encuentros del fin de semana frente a los Pericos de Puebla, el conjunto escarlata se puso con marca de 36-19, lo que lo tiene como el primer sitio de la Zona Sur de manera cómoda (se tienen 7 juegos de ventaja sobre el segundo lugar), una situación que le permite al manager Miguel Ojeda acomodar su plan de trabajo.

“Ha sido una buena temporada para nosotros, lo mejor está por venir porque para lo que nos hemos preparado está más adelante. Pero conseguimos uno de los objetivos que se tenían. Ahora vamos a preparar las piezas para que cuando estemos en los playoffs lleguemos de la mejor manera posible”, explicó el manejador escarlata.

Actualmente le quedan nueve juegos a la temporada regular, y ahora que ya se tiene el pase en la bolsa, el plan del equipo se enfoca en el siguiente punto en la lista: asegurar la cima de la Zona Sur.

“Una vez amarrando el primer lugar de la zona trataremos de darle un poco más de oportunidad a los que han jugado menos para llegar todos en un mismo ritmo a los playoffs y que puedan ser tan importantes como los que están jugando diario”, explicó el manejador.

El primer sitio del Sur se puede amarrar esta media semana cuando los Diablos visiten a los Bravos de León, donde una combinación de resultados (triunfos del equipo escarlata o derrotas de los equipos que están detrás de ellos -Tabasco, Yucatán, Puebla, Veracruz y Quintana Roo), hará a los capitalinos oficialmente el campeón de zona.

El proyecto 2021 del conjunto se enfocó en desarrollar un sólido trabajo desde el centro del diamante, y eso se tradujo en destacados números, como tener el quinto mejor PCL de la Liga Mexicana (4.79) y ser el cuarto equipo con menos home runs permitidos (44) y bases por bolas regaladas (179).

“Nuestro proyecto estuvo basado en el pitcheo. Creo que nuestro pitcheo ha sido pieza clave para nosotros ya que siempre nos ha dado oportunidad de mantenernos cerca en los juegos para poder darles la vuelta. Hoy en día la fortaleza ha sido el pitcheo, obviamente sin dejar de lado lo que han hecho nuestros bateadores”, continuó el manager.

Con el pase a la postemporada amarrado, el conjunto capitalino llegó a 43 apariciones en los playoffs en su historia, misma que comenzó en la Temporada de 1973, año en el que terminaron con el título al vencer en siete juegos a los Saraperos de Saltillo.