Ciudad de México a 11 de septiembre (diablos.com.mx). – “Únete a la renovación” fue el slogan con el que el México inició la temporada del 2014, un equipo plagado de jugadores muy jóvenes y que al principio nadie confiaba en que los Diablos Rojos llegaran a los playoffs, pero fue un exitazo ya que todos batearon arriba de los .300 menos Ramón Urías que de todas maneras tuvo sus muy buenos momentos terminando con .261 y seis jonrones.

En el pitcheo los Diablos también probaron a un buen número de jóvenes y al final Fabián Cota estuvo lanzando sus mejores partidos, con Tony Córdoba siendo un relevista confiable David Reyes, el prometedor lanzador derecho, se lesionó por la mitad de la campaña y lanzó poco en el resto de la campaña.

Con gran récord de 70-42 los Diablos fueron los Super Líderes en el año. Nadie ha ganado más superlideratos desde que comenzaron los playoffs que el club escarlata. Con este logro en el 2014 los Diablos han sido Super Líderes en 14 diferentes temporadas.

Para el mánager Miguel Ojeda fue un gran éxito al terminar como el mejor de los 16 equipos con un equipo con mucha juventud. Los Diablos aumentaron su propio récord a 31 playoffs en forma consecutiva.

El primer playoff fue espectacular y los Diablos eliminaron a los Vaqueros de Unión Laguna en seis juegos. Los Rojos ganan los dos primeros en el Foro y el segundo de ellos resulta el juego más espectacular del año ya que aprovechando un error del torpedero Juan Carlos Gamboa en lo que iba a ser el último out para la victoria roja, los Vaqueros se van al frente 10-8 en la parte alta de la novena entrada. Pero en el cierre del noveno los Diablos empataron de una manera como nunca había sucedido en todos los playoffs del club, jonrones seguidos de Japhet Amador para el 10- 10. Al poco rato la casa está llena y Juan Carlos Gamboa se desquita del error cometido en ese inning con línea de hit por el callejón del left center.

El Foro Sol se vuelve en un manicomio. Diablos ganó uno de los tres en Torreón por 4-2 con Arturo López llegando a dos triunfos en los playoffs y ya en el sexto juego celebrado en el Foro los Diablos pasan a la serie por la corona de la zona ganando un domingo de sol y de alegrías en el Foro por 6-2 en un duro partido, siendo Marlon Arias el pitcher ganador con muy buenos relevos de Juan Sandoval y Manny Acosta.

Para el segundo playoff, ya por la corona del Norte, los Diablos le ganan los dos juegos al Monterrey para llegar a cinco triunfos sin derrota en el Foro Sol. El primero una paliza de 11-1 con Juan Carlos Gamboa empujando seis carreras, dando un jonrón al igual que John Lindsey y Emanuel Ávila, con Arturo López lanzando otro gran juego para poner su récord de playoff 2014 en 3-0. El segundo es otro juego al estilo diablo que enloquece a sus fanáticos ya que Sultanes gana 5-0 en la mitad del partido, pero los Diablos vienen de atrás con una carrera en el quinto, jonrón de Ramón Urías, tres en la sexta con un triple de Gabriel Gutiérrez y cuatro en la séptima para terminar ganando 8-6. Un doblete de Douglas Clark con la casa llena es el batazo clave ya que empató el partido a seis y deja corredores en tercera y segunda, mismos que anotan en elevado empujador de Ávila y en un wild. Manny Acosta y Juan Sandoval vuelven a hacer muy buenos relevos.

Ya en Monterrey los Diablos le dan una paliza a los Sultanes y el cuarto encuentro lo ganan los Rojos con pitcheo de Marlon Arias y un cuadrangular con la casa llena de Sergio Gastelum siendo el batazo de una victoria de 4-2.

La serie final comenzó en Puebla y los Diablos ganaron los dos primeros partidos que son sensacionales. Pericos tomó ventaja de 2-0 en el primero, pero Diablos le dio la vuelta en la quinta con rally de tres carreras en que hubo hits de Gabriel Gutiérrez, Iván Terrazas, Ramón Urías y Juan Carlos Gamboa. Ventaja de 4-2 en la sexta con cuadrangular de Douglas Clark y una carrera en la octava en que Miguel Ojeda se anotó la “estrategia del año”. Con dos en base sin outs, quitó a su campeón jonronero Lindsey por Alejandro González para que ejecutara el toque de sacrificio. Lo hizo en forma perfecta y los Rojos lograron una carrera más para la ventaja final.

En el segundo partido, en Puebla también, los Diablos tuvieron la fortuna de un gravísimo error del segunda base perico, Gerónimo Berroa, en la octava entrada para convertir una desventaja de 5-1 en una victoria dramática de 6-5. En la octava, ya con dos outs y con Diablos perdiendo 5-2, Berroa tiró mal a primera base, un tiro corto, y en el error entraron dos carreras para que los Rojos se acercaran 4-5. Y en la novena, al estilo rojo, le dieron la vuelta al partido con dos anotaciones para la ventaja de 6-5. Ya con dos outs en el noveno y corredor en primera, Juan Carlos Gamboa se vistió de héroe otra vez con un largo doblete por el right-centro para que Alex González anotó la carrera del empate, y un triple de Carlos Figueroa empujó la carrera que sería del gane.

El tercer juego de la serie, pero el primero de la final en el Foro Sol, Puebla tomó ventaja de 2-0 en el segundo inning contra el abridor Marlon Arias, pero al cerrar la segunda entrada se soltó otro fuerte aguacero y se reprogramo la continuación para el día siguiente a la una de la tarde. En la reanudación un jonrón de Iván Terrazas empató el juego 2-2, un doble de John Lindsey dio ventaja de 5-2 y un cuadrangular de Douglas Clark fue la puntilla para que los Diablos Rojos ganaran el juego reanudado el miércoles 8-4 y tomarán gran ventaja ahora de tres juegos a cero en la final por el campeonato.

Un final épico

A fin de cuentas, la despedida del Foro Sol tuvo un fantástico epílogo con lleno hasta el tope fue escenario de un juego increíble, posiblemente el más emocionante que se haya jugado en los 14 años que ha sido el hogar beisbolero de la capital. Un jonrón de Juan Carlos Gamboa en el cierre de la entrada 10 y con el juego empatado decidió la batalla a favor de los Diablos que ganaron la serie final en cuatro juegos, una barrida sobre Pericos de Puebla para conquistar su novena victoria seguida y de esa manera llegar a 16 campeonatos en su rica historia.

Fue un juego memorable, con empates y más empates, con gran dramatismo, que los Diablos dominaron en un principio 5-0 con Arturo López buscando su quinta victoria sin derrota en estos playoffs, pero los Pericos se levantaron y anotaron tres en la quinta y dos en la sexta para empatar a cinco, el último de ellos cuadrangular de dos carreras de Sandy Madera, su cuarto de la serie. En la séptima los Diablos tomaron ventaja de 6-5 con jonrón de Sergio Gastelum, el hombre del batazo oportuno a través del año, pero ya con dos outs en el noveno, cuando los Rojos acariciaban el título, los Pericos empataron a seis con un hit de Mario Iván Santana y se subieron 8-6 con jonrón de Jonathan del Campo. El juego parecía perdido para los Rojos.

Pero los Diablos empataron en el cierre de la novena, al estilo diablo, al anotar dos veces, la del empate en elevado de sacrificio de Iván Terrazas. Y en el cierre del décimo el jonrón de Juan Carlos Gamboa sobre la barda derecha para decidir la jornada ante una locura posiblemente nunca vista entre la fanaticada roja.

Manny Acosta fue el pitcher ganador y Pedro Rodríguez el derrotado. Diablos anotó cuatro en la primera y una en el tercero con jonrón de John Lindsey y con ventaja de 5-0 y López en la lomita parecían seguros ganadores hasta que en la quinta los verdes anotaron tres con jonrones de Fernando Alejos y Valentín Gámez.

En el cierre de la quinta, los Diablos llenaron la casa sin outs y tenían en bandeja de plata su campeonato 16, pero el relevista Héctor Galván ponchó a Lindsey y a Emanuel Ávila para que el jardinero central Willy Taveras hiciera a continuación una formidable atrapada a batazo de Gabriel Gutiérrez que lucía extrabase. De allí los Pericos se levantaron y por un momento parecía que se iba a necesitar del quinto juego.

También hubo una gran jugada en el short por Juan Carlos Gamboa que fue elegido el jugador Más Valioso de la serie final. Un llenazo de más de 25,000 aficionados vio la coronación de los Diablos Rojos y la despedida al Foro Sol. Un juego espeluznante prohibido para cardiacos.

Fue un gran éxito el 2014 para la organización escarlata ya que además del título de la Liga Mexicana, también capturó el campeonato de la Liga Norte de Sonora su sucursal del Diablos de Hermosillo en el debut del “Borrego” Sandoval de mánager, que luego derrotó al monarca de la Liga del Norte en un juego de “campeón de campeones”. Igualmente, a principios del año habían ganado el título los Diablos de Tepic en la Liga del Noroeste con el mismo Miguel Ojeda de mánager.

De esta manera, como campeonísimos con su título 16 en la Liga Mexicana, los Diablos Rojos llegaron a los 75 años de existencia y en el principio de una nueva era.