Nació el 12 de enero de 1944, en Medellín de Bravo, Veracruz, y afortunadamente continúa con vida. Sin duda es uno de los jugadores más populares en la historia de los Diablos Rojos. Poseedor de un gran control, con un repertorio que incluía recta, curva, cambio de velocidad y tirabuzón.

Cubrió una brillante primera etapa con el México de 1963-1977, brindando muchas satisfacciones a los seguidores de la causa roja, tanto desde la loma de pitcheo como con el bate. Festejó cinco campeonatos con los Diablos Rojos en las temporadas de 1964, 1968, 1973, 1974 y 1976. El gran zurdo Ortiz colaboró con 15, 11, 12, 17 y 6 triunfos, respectivamente en cada campaña.

En 1969 logró 23 victorias para convertirse en el primer zurdo mexicano en ganar 20 juegos o más, con lo que empató el récord para lanzador zurdo que estaba solo en poder del cubano Agapito Mayor.

De 1978 al 82 “El Zurdo” Ortiz estuvo fuera de la organización escarlata, pero para la temporada de 1983 retornó con el México para tener récord de 9-7. La siguiente temporada la inició con los Diablos, y cuando tenía marca de 3-3 en ganados y perdidos pasó al Águila de Veracruz. Alfredo Ortiz siempre ha tenido una personalidad con mucho ángel, que siempre ha gozado del favor de los aficionados.

En varias ocasiones fue paseado en hombros por los entusiasmados fanáticos rojos, para festejar las hazañas del espectacular zurdo. Durante ocho temporadas formó una pareja triunfadora con Ramón Arano, haciendo estragos en los bateadores rivales.

El zurdo Alfredo Ortíz es líder en varios departamentos de pitcheo en la historia de los Diablos: más juegos iniciados con 392; 187 juegos completos; 35 blanqueadas 2,809 innings lanzados, 1,430 ponches y 203 juegos ganados.

En su carrera completa ganó 255 encuentros, sólo superado por Ramón Arano y Ángel Moreno. También cobró fama como buen bateador. Tenía buen contacto y podía llevar la bola lejos, como lo prueban los 14 cuadrangulares que conectó, además de 45 dobles, 12 triples, para producir 204 carreras.