Ciudad de México a 27 de marzo (diablos.com.mx/Miguel Boada Nájera/La Afición). – Un año, siete meses y 16 días son los que Marco Duarte tuvo que esperar para volver a ver su nombre como abridor probable de los Diablos Rojos. El 16 de agosto de 2016 fue la última ocasión en el que derecho estuvo en la loma con la camisola colorada, luego llegó una lesión que lo tuvo fuera de acción en 2017. Y finalmente este martes, el nacido en Hermosillo, Sonora, abrirá el encuentro con el que se arranque la serie frente a los Bravos de León.
 
En su escalada llegó a una cúspide, pero de repente se apareció una bajada en la que cayó a toda velocidad. En este momento se encuentra lejos del punto al que llegó, aunque está recuperado para intentar escalar de nuevo. No solo es una cuestión de orgullo, es una cuenta que tiene pendiente.
 
Marco Antonio Duarte fue el líder de la rotación de los Diablos Rojos en 2015 con 13 triunfos y un 3.08 de promedio de carreras limpias. Para la siguiente campaña se le colocó en una posición importante, pero su cuerpo no lo dejó y acabó con un espantoso 0-7 y un 6.93 de PCL.
 
Ahí es cuando llegó esa temida pendiente en el camino, ya que luego de ese mal año se lesionó el codo derecho y tuvo que operarse. Vinieron entonces meses de recuperación, de rehabilitación, de trabajo para que llegara el 3 de marzo de 2018. Ese día Marco Duarte volvió a subirse al centro del diamante como lanzador de los Diablos para abrir un juego, aunque fue de pretemporada. Fue en Cuba en el segundo choque de la gira de preparación del conjunto. Trabajó cuatro tandas en las que solo admitió una anotación.
 
“Más que contento estoy motivado de poder estar sano y poder regresar al equipo después de la operación”, explicó el lanzador nacido en Hermosillo. “Esto es muy motivante porque siento que le debo a la institución una buena temporada y vamos a seguir trabajando para darle a esa afición lo que se merece”.
 
Fue el 12 de agosto de 2016 cuando se le vio por última ocasión en el centro del diamante defendiendo la causa escarlata. Él extrañaba estar en esa situación. Los fans extrañan tenerlo con la responsabilidad de abrir un encuentro. Todo eso se acabara esta noche.
 
“Conocemos a los abridores que tenemos y sabemos que son de calidad, abridores mexicanos, y tenemos el respaldo de los extranjeros para las últimas entradas, que son brazos que conocemos y tienen probada calidad. Eso nos da mucha confianza como lanzadores abridores y ellos se encargarán de sacar los outs en las últimas tandas”, explicó.
 
Marco tiene claro por lo que pasó, al punto que quería llegar, la situación en la que está ahora y lo que quiere.
 
Ya recuperó algo (la salud) y sabe que tiene la confianza (y responsabilidad) de cumplir en rol de mucho peso. Pero el proceso para llegar hasta el punto en el que se encuentra lo preparó muy bien.
 
“Lo físico es un proceso muy duro, con mucho gimnasio, correr, ejercicios especiales y a la par tienes que trabajar la parte mental, esa se trabaja igual porque hay que ser capaz de volver con la misma fuerza y sobre todo, con la misma confianza”, explicó.