Ciudad de México a 14 de abril (diablos.com.mx). – Un día como hoy, pero de 1955, se inauguró la primera temporada como estadio de Liga Mexicana de lo que en su momento fue considerado la Catedral del beisbol mexicano, el Parque Deportivo del Seguro Social, la casa de los Diablos Rojos durante 45 años y que tuvo como primer duelo Sultanes contra el México.

Las nuevas instalaciones del espectacular inmueble ubicado en la esquina de Obrero Mundial y Cuauhtémoc, con capacidad para 25 mil aficionados, que fueron testigos del primer triunfo del México en su nueva casa imponiéndose en duelo de batazos al Monterrey, por pizarra de 18 carreras a 14, siendo el pitcher triunfador el cubano Armando Torres que se retiraba de la Liga Mexicana de Beisbol en ese 1955, la derrota se la llevó Roberto Reyna que iniciaba su segunda campaña con los regios.

En ese histórico 1955 la LMB era formalmente parte del beisbol organizado siendo parte de Minor League Baseball y recibió la clasificación “AA”.

Después de tener como casa el parque Delta durante 15 años, los Diablos Rojos inauguraron su nuevo estadio en la Ciudad de México, pero además no solo eso, nació una gran rivalidad capitalina, que hasta el momento sigue siendo el gran clásico del beisbol mexicano, con la llegada de los Tigres de México ahora de Quintana Roo, vecinos de la Pandilla Roja hasta el 2001, primero en el Parque Deportivo del Seguro Social y posteriormente en el Foro Sol. El 1 de julio del año 2000, se jugó el último juego en la historia de la otrora Catedral del beisbol mexicano.