Ciudad de México a 26 de marzo (diablos.com.mx). Edgar Torres asegura que la noticia del canje que lo llevó de los Generales de Durango a los Diablos Rojos del México fue una completamente sorpresiva.

Mientras disfrutaba de un merecido descanso luego de haber lanzado más de 80 innings entre campaña regular y postemporada en el invierno, Torres cuenta haber recibido una llamada de una voz extremadamente familiar.

“Era Miguel Ojeda. Me llamó y me dijo ‘¡Felicidades! Ya eres parte de los Diablos Rojos del México’. Esto, sin duda fue una noticia que me causó mucho impacto y felicidad porque es el equipo al que mi papá siempre le ha ido de corazón. Me emociona jugar con el equipo favorito de mi papá”, contó Torres.

Pero la naturaleza “familiar” de esa voz no viene dada por la fama que tiene el actual manager del equipo escarlata en el beisbol mexicano. Viene, en todo caso, por experiencias más cercanas.

Torres asegura que desde el mismo momento en el que llegó a los Generales de Durango en 2018, Ojeda, en ese entonces parte de la directiva de ese equipo, le tendió la mano para convertirse en uno de esos grandes amigos que ofrece el beisbol y sus dinámicas.

“Desde que llegué desde Sultanes a Durango, Miguel (Ojeda) me brindó la mano, me acobijó y me comenzó a guiar. Ahora me toca jugar con él como manager en un equipo que tiene tanta trayectoria. Simplemente es algo muy especial”, contó el lanzador.

Esa relación que describe Torres es corroborada por Ojeda. Según el estratega, desde el momento en el que lo vio con Monterrey supo que este lanzador tenía mucho para dar en el beisbol mexicano. Por ello hizo todo lo posible para llevarlo a Durango y después, desde su regreso a Diablos Rojos del México en 2019, una de sus prioridades había sido traerlo al equipo, objetivo finalmente cumplido esta semana.

“En Durango quien le dio la oportunidad de ser abridor fui yo. Yo veo en él a un Arturo López en potencia. A un abridor que puede ofrecer garantías en Diablos Rojos por los próximos 10 años”, aseguró Ojeda.

La proyección que hace el mandamás escarlata, aunque arriesgada, posee excelentes bases numéricas. Torres el año pasado viene de ser el zurdo con más innings lanzados en la temporada regular de la Liga Mexicana del Pacífico con 71.1 pero este ni siquiera es su tope personal. En 2019 Torres lanzó 72.2 tramos en la campaña regular de LMP dejando efectividad, desde ese año, de 4.12 en 144.0 innings de labor con los Venados de Mazatlán.
Y todo eso lo hizo con menos de 25 años de edad.

Ese éxito, sin embargo, no ha sido emulado por Torres en la Liga Mexicana de Beisbol profesional. Las razones de esta diferencia de rendimiento, según Ojeda, se deben principalmente a la confianza que se le ha dado como abridor en el pacífico en comparación a lo que ha recibido en el verano. Por ello, según su óptica, esa diferencia de nivel está a punto de cambiar para bien de la rotación de los Diablos Rojos del México.

“Edgar es uno de los pitchers mexicanos más dominantes de nuestro beisbol hoy. Lo ha demostrado en la LMP y ahora va a demostrarlo acá con nosotros. Traerlo ofrece mucha solidez a la rotación y la garantía de que cada vez que lance siempre va a darnos oportunidad de ganar los juegos”, opinó Ojeda.

Pero además de los innings trabajados, quizás los números más impresionantes de la incipiente carrera de Torres son los que ha dejado en la postemporada de la LMP. En 48.0 innings lanzados en esta instancia en cuatro temporadas diferentes, el zurdo acumula una efectividad brillante de 1.88 con 29 ponches y siete boletos, con récord de 3 ganados y 2 perdidos. A eso hay que añadirle 11.0 innings en blanco que ha lanzado en Serie del Caribe representando los colores de México.
¿Cómo un pitcher tan joven puede brillar tanto en escenarios tan importantes? La respuesta de Torres es simple. “Enfoque y mentalidad ganadora. Lo que a mí me gusta es ganar. Nunca he sido campeón a nivel profesional y lo que más quiero y sueño es eso. Por eso disfruto lanzar en ese tipo de juegos”, dijo el serpentinero ahora como parte del equipo con más campeonatos de la LMB y como uno de los principales brazos con los que cuenta la “Pandilla Roja” para conseguir el título 17 de la franquicia este año.