Ciudad de México a 9 de octubre (diablos.com.mx). – Hoy se cumplen tres años del lamentable fallecimiento de Armando “Agujita” Sánchez, quien es un pilar en la historia de los Diablos Rojos del México en la década de los 80. En sus trece campañas con los escarlatas, tuvo un porcentaje de por vida al bate de .318. Es miembro distinguido del grupo de los diez mejores Diablos de todos los tiempos:

En juegos jugados (1,118), veces al bat (4,024), carreras anotadas (660), hits (1,278), dobles (190), carreras producidas (516), bases robadas (73).

“El Agujita” fue un maestro del doble play alrededor de la segunda base. Gran pivoteador de manos seguras, alcance más que regular, con gran habilidad para manejar los tiros de relevo. Su bateo fue muy consistente, bueno para avanzar corredores con toque de bola. Carecía de poder, pero era muy confiable con gente en base. Como corredor tenía buena velocidad.

Debutó en 1981 con los Diablos y por 13 temporadas fue el segunda base que el México necesitaba. Bajo la dirección de Benjamín “Cananea” Reyes, colaboró en la conquista de los campeonatos de 1985, 87 -88.

El momento más difícil de su carrera vino cuando al asistir al cojín de la segunda base, el corredor Mike Cole se barrió en forma brutal, le causó triple fractura de tibia. Parecía que la lesión lo dejaría fuera del béisbol, pero se recuperó y volvió por su sitio de estelar.

Armando Sánchez participó en diez playoffs, cuatro series finales. En el campeonato de 1981 no vio acción como novato. Su última temporada con el México fue en 1993. Se retiró en 1999 jugando para los Cafeteros de Córdoba. Después regresaría al México a principios del nuevo milenio en una etapa como coach e instructor.