Ciudad de México- Los Diablos Rojos del México estamos de fiesta porque un día como de 1956, la franquicia logró el primero de los 16 títulos de la Liga Mexicana que hemos logrado, un camino que actualmente nos tiene como el equipo con más campeonatos en el circuito de verano.

Fue el domingo 26 de agosto de 1956, hace justo 65 años, que los Diablos Rojos del México oficialmente rompieron la sequía al lograr el primer título, mismo que obtuvieron después de ser oficialmente el primer lugar del standing de la Liga Mexicana.

Después de haber llegado a la LMB en 1940, y a pesar de haber formado varias escuadras con gran talento, la franquicia capitalina tuvo que esperar 16 años para conseguir la corona, y trayendo consigo una gran presión.

En 1955 se inauguró el Parque del Seguro Social y el nuevo equipo capitalino, Tigres, dio la campanada al llevarse el título, hecho que llevó a la franquicia encabezada por don Héctor Peralta, propietario del club México, a buscar el campeonato a como diera lugar, y todo comenzó con un movimiento que resultó clave para lograr el objetivo; contrató al manager cubano Lázaro Salazar, quien llegaba con seis campeonatos de la LMB, mismo que ganó con Córdoba, Azules de Veracruz y Monterrey. La estrategia del Príncipe de Belén era una garantía.

El México se apuntó 83 triunfos, que durante 21 temporadas fue la cifra récord de la Liga Mexicana. Alonso Perry a la ofensiva y Francisco “Panchillo” Ramírez desde la loma se combinaron para que el equipo caminara como una gran máquina, dejando a su más cercano perseguidor, los Tigres, a 9 juegos de distancia. Perry conquistó la triple corona de bateo y Ramírez la de pitcheo, algo que nunca más se ha repetido.

El juego de la coronación fue el primero de una jornada doble ante los Leones de Yucatán en el diamante del Seguro Social con el México llevándose el triunfo 2-1. Juan Vistuer timbró la carrera de la victoria en la novena entrada, aprovechando un error del segunda base melenudo, Felipe Iturralde a batazo del emergente Diómedes “Guayubín” Olivo.

Fue un 26 de agosto inolvidable para los miles de seguidores que esperaron tantos años para disfrutar ese gran momento, siendo el primer capítulo de la historia del equipo más ganador de la LMB.