Ciudad de México a 19 de mayo (diablos.com.mx). – Un día como hoy, pero de hace 20 años, Miguel Ojeda receptor de los Diablos Rojos realizó la última gran hazaña en el Parque Deportivo del Seguro Social, conectó cuatro cuadrangulares en un solo juego, en el triunfo del México en el primero de la serie por pizarra de 11 carreras a 11 sobre los Acereros de Monclova, el pitcher ganador de ese juego fue Javier Cruz y el derrotado José Solarte.

En ese duelo Miguel Ojeda no solo se voló la barda cuatro veces, también impulsó ocho carreras, incluyendo las tres que le dieron el triunfo al México.

Miguel, conectó su primer batazo de cuatro esquinas en la segunda entrada sin gente en los senderos, el segundo estacazo llegó en la quinta entrada sin hombres en base, en la fatídica séptima entrada, Ojeda conectó el tercer cuadrangular de la noche llevándose por delante a dos compañeros y en el cierre de la novena entrada y con la pizarra empatada a 11 carreras por equipo, Miguel tomando su último turno del juego llegó a la caja de bateo con Ray Martínez por segunda y José Luis «El Borrego» Sandoval por primera, disparó su cuarto vuelacercas para convertirse en el tercer jugador en la historia de la Liga Mexicana de Beisbol en ese momento en tener un juego de cuatro jonrones, empatando a Derek Bryant (1985) y Roy Johnson (1991), y se convirtió en el primer bateador mexicano en lograrlo.

Esa noche además Miguel Ojeda impuso otra marca de la LMB, al conseguir el porcentaje de slugging más alto logrado en un juego de 9 entradas con 4.000, producto de 16 Bases obtenidas con los hits en 4 veces al bat, cuatro Jonrones,

¿Qué recuerda Miguel Ojeda a 20 años de esa gran hazaña? “Recuerdo que era un día muy difícil porque habíamos jugado un día antes en la Ciudad de Saltillo, el juego se había alargado y habíamos llegado a la Ciudad de México vía autobús como a las dos de la tarde, para jugar ese día a las siete de la noche obviamente, entonces llegamos desbaratados por el viaje, ese día no se bateó práctica, llegamos a presentarnos a la hora del juego, y mira ese día fue uno de los mejores de mi carrera, se presentó ese día, un día atípico. Se vivió de una manera muy especial porque era el primer mexicano que lo hacía, era un como un sello en mi carrera que creo en ese tiempo estaba solidificándose, y pues me hacía ya un pelotero importante para la organización”.

Miguel nos contó con emoción como hasta el momento de llegar a tres cuadrangulares, tomó conciencia de que podría igualar el récord de a LMB, “Cuando conecté el jonrón número tres, ahí me empezaron a decir del récord, que si alcanzaba otro turno, que vas alcanzar el jonrón número cuatro, pero muchas cosas pasaron, te explicó, llegamos a la novena entrada, porque el último jonrón fue en la novena entrada y fue para ganar, fue para dejar en el terreno a los Acereros de Monclova, se embasa Ray Martínez con hit, después seguía el Borrego Sandoval, que tocó la bola y con error se embasó, se quedaron la primera y segunda base ocupadas, si el sacrificio de Sandoval hubiera sido out en primera, posiblemente a mi me hubieran dado las cuatro bolas, la base por bolas intencional, no se qué hubiese pasado, el tema es que el Borrego se embasó también y quedaron las dos almohadillas ocupadas y me pitchearon, y ya la verdad cuando me puse a batear en el turno no iba pensando en el jonrón, yo quería pegar un hit y traer una carrera, y pues afortunadamente el contacto fue solido rumbo al right center, la bola pegó en la barda, en la punta de la barda y se fue, ese fue el jonrón número cuatro, fue muy dramático”.

Unos días antes Miguel Ojeda también había conectado el último jonrón de campo en el mismo diamante capitalino ¿El Parque del Seguro te asentaba bien para batear? “Me gustaba mucho, cuando el césped estaba recién cortadito me gustaba mucho el olor a césped, lo disfrutaba mucho, llegaba y me acostaba en el right field y me gustaba oler el aroma a césped, y disfrutaba mucho, desde que el primer día que llegue a Diablos el Parque del Seguro siempre fue mi casa, entrenábamos ahí desde muy temprana hora estábamos en el terreno ya entrenando, y lo disfrutaba mucho, me sentía muy cómodo ahí”.

Miguel Ojeda fue campeón como jugador y como mánager del México, y también salió de los Diablos para jugar en las Grandes Ligas, ¿Qué representan los Diablos Rojos en tu vida? “primeramente Diablos le agradezco la oportunidad de haberme sacado de mi casa, de haberme dado la oportunidad de firmar con un equipo profesional, fueron ellos los que creyeron en mi talento y los que me formaron, yo me hice ahí, crecí con toda la ideología de lo que es Diablos Rojos del México, lo que significa portar la franela, el gran compromiso que se tiene al portar el uniforme de Diablos, entonces nací como pelotero en esta organización, me siento super identificado, no hay otra manera de explicar más que decir que es un gran orgullo haber sido Diablo como jugador”.

¿Qué momento recuerda más Miguel Ojeda con el México siendo jugador y cuál como mánager? “Con Diablos los campeonatos como jugador, haber venido de atrás en una serie contra Tigres en una serie que estábamos 3-1 abajo cuando ya ellos estaban en Puebla, regresamos y ganamos terminamos ganando la en siete juegos, ese fue uno de los grandes momentos más importantes que vivimos como Diablos, obviamente haberle ganado el campeonato a Monterrey en ese 2008, que se lo ganamos en cinco juegos y que en el papel se ve como un campeonato o una serie fácil, pero fue más preocupante de lo que se ve en el papel, las historias que se viven, el juego sin hit ni carrera de la Matraca (Roberto Ramírez) en Tabasco, el récord de Daniel (Fernández) cuando anotó las mil quinientas carreras, el día del retiro de Daniel, el hit número dos mil del Borrego Sandoval en el cual también se metía al libro de los récords, me tocó vivir momentos muy importantes que te marcan como pelotero de organización”.

Estos son algunos de los mejores recuerdos de Miguel Ojeda como mánager de los Diablos, “tuve momentos muy bonitos en el 2014 que fue cuando ganamos el campeonato, en el 2013 tuve momentos muy muy difícil, por muchas lesiones, porque era un equipo complicado en el papel por la jerarquía que había con los jugadores jugadores, era complicado dirigir un equipo así de tanta experiencia, de carreras largas, grandes, pero eso yo creo que nos formó, nos enseñó y al final de cuentas nos forjó y nos ayudó a tomar esa decisión para el 2014 que fue cuando ganamos el campeonato, que fue el año de la renovación, me tocó iniciar esa parte de la renovación en donde los ramón Urías, los Figueroas, el gordo Delgado, el mismo Yahir Lozoya, peloteros muy jóvenes que habíamos en las sucursales, el debut de Juan Carlos Gamboa como jugador de nosotros en Liga Mexicana, aunque él había debutado unos años antes pero había sido nomas un turno, esta vez tuvo una temporada completa y se convirtió en el ídolo que es ahorita, entonces tengo esa satisfacción de haber sido parte fundamental en la formación de lo que hoy es la renovación de Diablos, me tocó trabajar sino fue con todos si con la mayoría desde que estuvieron ellos en Monterrey, posteriormente en Tepic, cuando era la Liga del Noroeste, entonces esos son los recuerdos que tengo desde que llegue a esta organización”.

Actualmente Miguel Ojeda es el presidente adjunto de los Diablos Rojos y deja este mensaje para la afición escarlata “Que tengan paciencia, que tengan mucha paciencia, nosotros créannos estamos desesperados igual que todo el país, pero lo más importante para que todo vuelva a la normalidad es tener salud, porque si tenemos esa salud podemos hacer muchas cosas, tengan paciencia, esperemos que las cosas se den y podamos disfrutar de nuestro Diamante de Fuego viendo jugar a nuestros Diablos en la Ciudad de México”.