Tommy al bat: Un héroe sorpresivo

53

Ciudad de México a 15 de julio (diablos.com.mx).- DE la noche a la mañana se convirtió René Chávez en un pitcher etrella de la Liga Mexicana y no hay duda que por un tiempo fue el mejor lanzador del circuito al encontrar con la nueva franela mágica de los Diablos Rojos del México el gran éxito que no había podido alcanzar con los Dorados de Chihuhauhua y de donde llegó a la capital. Llegué a tener muy buena amistad con René Chávez que tenía un apartamento cerca del diario en donde yo trabajaba en la colonia Tabacalaera y recuerdo haber pasado buenos momentos tanto con René Chávez como con Nelson Barrrera en aquel complejo de centros nocturnos que tenía el Hotel Regis que se derrumbó con el terrible terremoto.

En el centro nocturno Impala cantaba la esposa de Nelson Barrera, como Betty DeVal, y también estaba trabajando la prima de René Chávez, Magallay de Veracruz que se dedicaba a la música tropical. Me sentía feliz naturalmente de pooder alternar conversación y unas cuantas copas con peloteros tan formidables como Nelson y René. Además la esposa de Nelson Barrera tenía una voz privilegiada para la canción romántica y era una delicia escucharla.

Me llegó a comentar René que el tomar unas copas no le afectaba en su trabajo de pitcher si tenía que abrir el juego del día siguiente, pero que si se tenía que acostar tenprano y no tener ningún romance para estar fuerte el día de la apertura. Con los Diablos Rojos estaba teniendo una super temporada que interrumpió la huelga de jugadores iniciada por los Diablos Rojos prcisamente y teniendo al famoso segunda base “Abulón” Hernández como el jefe del grupo.

Por ese tiempo era René Chávez prácticanente invencible y recuerdo que iba invicto una nohe en que los corredores de apuestas del Parque del Seguro Social salieron con los momios en su contra. Fue en un un juego contra los Mins de de Monclova y que Chávez perdió un gran duelo de 2-1.

La huelga interrumpió naturalmente el gran año de René Chávez quien seguramente habría tenido otras campañas triunfales con los Diablos ya que apenas estaba comenzando los mejores momentos de una carrera que parecía bendecida por el destino beisbolero. Antes de comenzar esa temporada de 1980 le había ganado a los Indios de Cleveland al lanzar solamente ceros contra un equipo en donde vinieron jugando los peloteros mexicanos Andrés Mora y Jorge “Charolito” Orta. Chávez estaba demostrando su grandeza cuando vino aquella tarde que hubiera deseado no hubiéramos vivido. Cuando los ampayers llamaron a juego solamente había tres diablos rojos en la caseta, el manager “Cananea” Reyes, el cañonero Jorge Rubio y y el jonronero americano Dick Stenholm que no estaban en el grupo de los rebeldes, El resto del equipo se quedó en el vestidor del club cuando el propietaio Angel Vázquez no pudo convencerlos de que deberían ir al terreno de juego y cumplir con el compromiso. Recuerdo que Ferrnado Gurerrero fue el ampayer principal que marcó forfeit a favor de los Tigres que tomaron su lugar en el terreno de juego y no tuvieron adversario. De esa manera comenzó la división en nuestro Beisbol y como sucede en estos pleitos, las dos partes salieron afectadas y dañadas. En lo particular perdí unn gran amigo en René Chávez, el mejor pitcher que había en la Liga Mexicana en ese mmento, Ahora se nos adelantó en el viaje final que todos tenemos que emprender. Con gran admiración para un gran amigo.