Tommy al bat: Un final infeliz

51

Ciudad de México a 6 de agosto (diablos.com.mx).- CUANDO todo parecía apuntar para que los Diablos Rojos iban a tener un final feliz en el Parque “Fray Nano” los relevistas Carlos Vázquez y Ulises López estuvieron desastrosos y los Vaqueros de Unión Laguna anotaron seis carreras en Las últimas tres entradas y ganaran el juego de la despedida por 7-4 ante el desencanto de los 4,6000 aficionados que agotaron el boletaje en la despedida del bonito y agradable parque de reemplazo mientras queda listo el flamante nuevo estadio de la capital. Los Diablos ganaban 4-1 en la séptima entrada con una sólida apertura de David Reyes pero como les sucedió durante la mayor parte de la mala temporada los Diablos no contaron con buenos relevos el domingo y convirtieron una victoria en derrota para que no se lograra un final feliz como todo hacía suponer tras la victoria del pasado viernes. Sin embargo los Diablos se quedaron sin victorias en los dos últimos partidos para una despedida sin dejar un un buen sabor de boca a unos aficionados que merecían mucho más de este equipo al que apoyaron hasta que se agotó la última esperanza de una posible victoria. Los Diablos van a terminar la temporada jugando tres partidos en Monterrey y cuando ya no tienen ninguna oportunidad de juego de comodín y perderán la postemporada por segundo año consecutivo. Otra mala temporada para Miguel Ojeda que como manager lleva tres malos años seguidos.

Antes del colapso dominical tuvimos a los Diablos tomando ventaja de 4-1 cuando Alex Ortíz dio un cuadrangular y añadió tres hits más a su tórrido final que lo encontró con un promedio final de .438. Alex Ortiz se ha especializado en tener grandes inicios y grandes finales pero se ha perdido la mayor parte de las temporadas debido a lesiones largas. Ahora regresó a tiempo para su acostumbrado final exitoso.

Y mientras los Diablos comienzan a planear la temporada del 2018, en las Ligas Mayores tuvimos el jueves una mala presentación del pitcher zurdo mexicano Jaime García con los Yanquis de Nueva York pero hay que hacer notar lo mal que ha estado trabajando Gary Sánchez como receptor de los Bombarderos. Jaime García es un pitcher que tiene como principales lanzamientos los strikes bajitos y el cátcher Gary Sánchez no ha podido manejar este año los pitcheos al suelo. Fue muy diferente la historia el sábado cuando Austine Romine estuvo de catcher del también zurdo Montgomery y quien con buen trabajo en la receptoría lució muy bien en sus cinco entradas de trabajo.

Los Yanquis van a tener que usar a Gary Sanchez como Bateador Designado en la mayoría de las veces ya que sus problemas defensivos han sido muy visibles Y naturalmente sus problemas en la defensa se añadan a que tenga mayores problemas al concentrarse en el bateo. Aun el formidable Johnny Bench tuvo que dejar la receptoría al cabo de algunos años ya que es demasiado trabajo. En el caso de Gary Sánchez está apenas en su segundo año y todo viene despus que en su primera temporada lució mucho a la defensiva haciendo tiros perfectos las bases para pescar a enemigos que iban al robo. Pero este año Gary Sánchez se ha visto mal detrás del plato y no le catchea bien al cerrador Aroldis Chapman por temor a los wilds.