Tommy al Bat: Último Chance de Luis Tiant

199

Ciudad de México a 25 de noviembre (diablos.com.mx).- El próximo 11 de diciembre cuando se este celebrando la Convención de Béisbol en Orlando, Florida, sabremos si el muy admirado pitcher Luis Tiant fue elegido para el Salón de la Fama de las Ligas Mayores en Cooperstown, Nueva York. Todo parece indicar que es esta su última oportunidad en alcanzar el templo de inmortales a donde merece estar el pitcher que se hizo en la Liga Mexicana antes de llegar a la gran carpa en donde ganó 229 juegos al lanzar con los Indios de Cleveland, Mellizos de Minnesota, Medias Rojas de Boston, Yanquis de Nueva York, Piratas de Pittsburgh y Ángeles de california.

Tiant, actualmente con 77 años, nació en Marianao, un barrio de La Habana, y fue en 1959 que fue firmado como pitcher novato en Cuba por el famoso Beto Ávila en un viaje que hizo a la isla al estar buscando peloteros para los Tigres de Alejó Peralta. Su papá, Luis Tiant sénior, fue un destacado pitcher zurdo que lanzó en la Liga Mexicana con los Tuneros de San Luis Potosí. Tiant Junior fue un fracaso en su primer año con el Tigres al perder 19 juegos y su manager Virgilio Arteaga no lo puso a lanzar al final de la temporada para evitar que empatara la marca de 20 derrotas en un año en poder del alvaradeño Román Ramos. Sin embargo uno de sus pocos triunfos de 1959 fue una blanqueada contra el fuerte equipo Capullos de Rosa de Victoria, Texas, sucursal de los Dodgers de Los Ángeles y en donde estaba el gigante Frank Howard quien iba a ser un jonronero en las Ligas Mayores. Ese año los Tigres impusieron récord de derrotas en Liga Mexicana con 104 juegos perdidos.

Todo fue diferente un año después y en 1960 los Tigres ganaron el campeonato y Tiant alcanzó la madurez al ser el mejor pitcher de la Liga Mexicana. Ese año fue Memo Garibay el manager de los Tigres y Beto Ávila fue compañero de Tiant en su temporada de despedida de jugador de Béisbol.

Para 1961 estaba Tiant en un gran momento y se lució en el Juego de Estrellas celebrado en San Antonio, Texas, y el que la Liga Mexicana le dio paliza a la liga tejana. Fue entonces que el buscador cubano Monchy de Arcos, lo recomendó a los Indios de Cleveland. La tribus pagó 30,000 dólares al Tigres por su contrato y para 1964 estaba Tiant debutando en Ligas Mayores con un gran inicio en que blanqueo a los campeones Yanquis con un juego de tres hits. Era el Yanquis de Mickey Mantle y Roger Maris en el ultimo año de la gran dinastía.

Para 1968 fue Tiant el mejor pitcher de la Liga Americana con 21 victorias y un fantástico 1.90 en efectividad. Un año después se lesionó el hombro y perdió 20 juegos con los Indios. Estaba escrito que iba a tener una temporada de 20 reveses. Tiant se operó del hombro y se pensó había llegado al final de su carrera pero se convirtió en el primer pitcher que tuvo una operación exitosa del llamado “manguito rotador”. En su retorno estuvo un año con los Mellizos que lo dejaron libre y fue entonces que lo firmó Medias Rojas en donde no solamente fue gran estrella sino que también se convirtió en un gran ídolo. Cuando entraba a lanzar el gran lleno en el Parque Fenway coreaba su nombre gritando “Lui, Lui …”. Tuvo dos temporadas de 20 victorias y en 1975 ganó dos juegos en la Serie Mundial contra los Rojos de Cincinnati. En el primer juego de ese clásico logró la hazaña de blanquear a la gran máquina roja en un parque tan difícil para los pitcher como es el de Boston. Al perder velocidad por la operación cambió su “wind up” y mostraba su espaldas con el número 23 a los bateadores.

Al terminar su contrato con Medias Rojas fue a lanzar con los Yanquis que le ofrecieron mejor salario. Al finalizar su contrato en Nueva York estuvo brevemente con los Piratas y estaba de regreso a la Liga Mexicana con Tabasco cuando el buscador Silverio Pérez lo recomendó a los Angelinos donde aportó dos victorias para llegar a 229 victorias en que añadiendo sus dos triunfos de la Serie Mundial de 1975 le da un total de 231 victorias. Lleva ya varios años de comentarista de los juegos del Medias Rojas en las transmisiones por radio en español. Y sigue siendo muy querido por los aficionados de Boston. Ahora tiene los dedos cruzados para que el 11 de diciembre le den las llaves del Salón de la Fama. Claro que lo merece.