Tommy al bat: Las 21 victorias seguidas

27

Ciudad de México a 29 d julio (diablos.com.mx).- Fue indudablemente el gran Martín Dihigo el que le colocó al Águila de Veracruz el cartel de “glorioso” ya que en los años que jugó con ese club, de 1937 a 1939, el equipo porteño ganó dos campeonatos seguidos y en el año de 1939 logró imponer la marca que todavía perdura en la Liga Mexicana que se trata de las 21 victorias seguidas logradas por aquel tim que curiosamente en ese año final del inmortal Dihigo en ese equipo y a pesar de su gran marca de juegos ganados al hilo terminó por perder la corona ante los Cafeteros de Córdoba en donde el gran manager Lázaro Salazar ganó el primero de sus siete títulos en Liga Mexicana. Fue naturalmente una gran sorpresa que el Aguila no ganara la corona tres en forma consecutiva en aquel 1939 y hubo tanta molestia y tantas críticas en las filas del Aguila al perder la corona que hasta el mismo Dihigo decidió no volver a jugar con ese club. En su lugar hizo las maletas y se fue a jugar a la capital para los Azules del Veracruz en el nuevo equipo que puso el magnate Jorge Pasquel al llegar como un torbellino a la Liga Mexicana. Dihigo fue igualmente el primer manager que tuvo aquel Azules del Veracruz y fue quien bautizó como Azules al nuevo tim. Sin embargo duró poco de timonel ya que cuenta en sus memorias el gran Dihigo lo difícil que era jugar para un equipo en donde Pasquel daba las órdenes. Se quedó sin embargo como jugador del equipo y dio un gran año para ayudar a los nuevos Azules en el primero de los campeonatos que logró en Liga Mexicana.

Lo del récord de 21 victorias seguidas es recordado ahora que los Toros de Tijuana llegaron a juntar 16 triunfos seguidos antes de perder el viernes en Aguascalientes ante unos Rieleros que no creen en nadie y tal parece que va a ser de los fuertes candidatos a ganar la corona este año. Hasta el momento los Rieleros solamente han ganado un campeonato en Liga Mexicana y fue allá por el año de 1978 con Jaime Fabela de manager y el magnate Raúl Medina al frente de un club que tuvo a Ramón “Chita” García como gerente. En aquellos play offs los Rieleros eliminaron al Diablos Rojos de Cananea Reyes y al Cafeteros de Córdoba de Winston Llenas antes de ganar la final sobre los Algodoneros de Unión Laguna. Este equipo de Laguna no ha podido ganar un cetro desde 1950 cuando el entonces Memo Garibay era un joven manager y tuvo su primer gran triunfo como timonel. Como se sabe, Memo Garibay hizo historia como manager ganador en la pelota mexicana y es parte del Salón de la Fama que se espera quede terminado en su nueva casa para el año que viene. El formidable don Alfredo Harp Helú está igualmente al frente de las obras que nos van a dar un nuevo templo de inmortales y se está construyendo en los terrenos tan especiales como lo son la Fundidora de Monterrey. Así que don Alfredo nos va a dar un nuevo estadio de Beisbol a la capital y un nuevo Salón de la Fama. Todo un personaje que representa lo mejor que tiene actualmente nuestra Liga Mexicana.