Tommy al Bat: La Magia de un regalo

237

Ciudad de México a 23 de noviembre (diablos.com.mx).- Hace unos días el equipo de futbol en Pachuca tuvo la brillante idea de anunciar que la entrada seria gratis en el juego de ida por el campeonato de la primera Liga Femenil y lograron un lleno completo con gente quedándose afuera. De esta manera se demostró lo mucho que el aficionado agradece los regalos que le ofrecen. Naturalmente se gano dinero por la venta de comida y bebidas dentro del estadio. De esta manera tuvieron un gran final en este nuevo torneo en que tuvieron pocas asistencias.

Este gran lleno nos hizo recordar de aquella tarde en que la Liga Invernal Veracruzana llego a su final cuando se jugaba la temporada 1957-58. La temporada llevaba unas cuantas series de iniciada y los aficionados no habían respondido y los juegos se celebraron ante vacíos decoradores en el parque del Seguro Social. En aquella temporada el equipo de los Diablos Rojos se habían reforzado con prospectos de los Tigres de Detroit y entre sus jugadores estaba el cachear Charlie Lau quien con el tiempo fue considerado uno de Los mejores instructores de bateo de todos los tiempos.

En una medida desesperada para lograr interesar: a los aficionados el entonces encargado de las promociones, Eduardo Orvañanos, anuncio que la entrada seria gratis para el juego entre Diablos Rojos y el Aztecas. La promoción fue un gran éxito ya que el parque capitalino se llenó para ver el juego sin pagar. Sin embargo el juego no pudo celebrarse ya que temprano ese mismo día el magnate Alejó Peralta, que patrocinada los dos equipos había decidido abandonar la liga. Por cierto el muy conocido Chuck Genoveses fue llamado ese invierno para manejar al Aztecas.

Igualmente cuando se inauguró la plaza de toros El Toreo en un lugar llamado Cuatro Caminos no iba casi nadie ya que entonces era un terreno despoblado. Entonces decidieron anunciar un domingo que la entrada sería gratis y tuvieron un lleno hasta la bandera. Fue en uno de esos domingos cuando Guillermo “Chiicharrrin” Carvajal tuvo una memorable tarde de orejas y rabo en una corrida transmitida en la televisión por cuatro con el formidable Pepe Alameda en el micrófono.

La magia del regalo.