Octavio Acosta, el Diablo con más triunfos en LMB 2017

97

Ciudad de México a 7 de agosto (diablos.com.mx).- Octavio Acosta, pitcher abridor de los Diablos Rojos del México, finalizará como el lanzador con más triunfos de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) 2017; la cifra es de 14 partidos ganados y este miércoles en lo que será el último juego de la temporada regular buscará su victoria 15; sus más cercanos perseguidores están a tres juegos de distancia, la segunda mejor del circuito es 11, que poseen seis lanzadores de cuatro equipos distintos.

Al inicio de esta temporada, Miguel Ojeda, manager escarlata, no tenía contemplado en su rotación de serpentineros iniciales a Acosta, sin embargo, debido a lesiones de algunos jugadores, el joven de Guasave, Sinaloa, fue incorporado a ella y no pudo hacerlo de mejor modo. Con 14 victorias y un descalabro, logró la mejor marca de la liga; su promedio de carreras limpias admitidas de 2.99 ocupa el noveno mejor sitio del circuito y con 102 ponches se ubica en el sexto sitio de los 16 equipos.

“El manager ya tenía conocimiento de lo que yo podía aportar tanto como relevo o abridor, de hecho mi primera salida del año fue como relevista; desafortunadamente mi compañero Delgado resintió un problema en el hombro y tuve la oportunidad de abrir juegos y fue lo que me mantuvo en la rotación de abridores de esta temporada”, señaló Acosta.

Su primera aparición de 2017 fue el 4 de abril en contra de los Saraperos de Saltillo. Ingresó al partido en calidad de relevo y al no permitir carrera en tres entradas lanzadas, obtuvo la primera victoria. Las siguientes 20 apariciones que tendría en el año fueron como pitcher abridor. El plan de Acosta en la temporada fue entrenar constantemente y revisar los números de los bateadores contrarios.

“El reto más fuerte esta temporada fue abrir series en contra de equipos que no había enfrentado, entonces, como siempre lo he dicho, lo mejor que puedes hacer es mantenerte trabajando. Todo influye, desde levantarte temprano, llegar a tiempo a tus entrenamientos, básicamente respetar el beisbol y esas son las partes fundamentales que a todo pelotero le ayudan a ser bendecido dentro de este deporte”, comentó.

“Cada salida que yo voy a tener trato de estar checando los números de la ofensiva que voy a enfrenar, de ver sus videos, de estar observándolos durante los juegos y saber qué es lo que les puede hacer daño o qué es lo que yo puedo hacer para dominarlos, entonces todo eso lo trabajo en el bullpen para poderlo llevar a cabo y obtener buenos resultados”, agregó.

Cinco fue la mayor cifra de carreras que el joven de 27 años permitió en sólo tres partidos. El 21 de mayo en contra de Pericos de Puebla, en el cual sufrió su única derrota del año; 14 de junio enfrentando a los Sultanes de Monterrey (salió sin decisión) y el 28 de julio en visita a los Generales de Durango salió con el triunfo. Hubo juegos en los que no permitió carrera, mas no consiguió el triunfo; el 10 de mayo, contra Toros de Tijuana, se fue sin decisión a pesar de que en más de seis entradas de labor, no le cruzaron el plato.

“Todos los equipos son difíciles, todos tienen nueve o diez bateadores y en situaciones de séptima entrada yo sé que ellos van a tratar de buscar cambios de bateador zurdo a derecho para tratar de hacerme daño pero siempre tuvimos la calma, la mentalidad de creer que sí vamos a poder hacer un buen trabajo sea el equipo que sea, sin menospreciar a alguno y se busca sacar esa casta en cada salida”, explicó.

“Yo tengo mucha fe en el cuadro defensivo, y al igual que mis relevos van a venir a apoyarme y tratar de mantener un marcador, ya sea abierto o cerrado.Yo creo que es muy importante, en verdad, obtener los triunfos cuando uno saca la casta como abridor pero si uno no puede hacerlo, estoy muy contento con los muchachos cuando respaldan ese trabajo y pueden mantener el juego o remontarlo. Y así tenga que salir del partido sin decisión, estoy contento porque el equipo ganó”, detalló.

Conforme iba avanzando la temporada, no se veía cuándo Acosta dejaría de dar el paso triunfador. Él estaba consciente de lo que estaba logrando en cada salida y sólo pensaba en sobresalir como pitcher, inclusive, se propuso la meta de ser el pitcher con más victorias en 2017.

“Recuerdo muy bien cuando abrí aquí un martes, en casa, contra Campeche, y tuve la oportunidad de ganar mi juego nueve, y al domingo siguiente que fue mi próxima salida, no sentía la presión pero sentía la responsabilidad de salir adelante y ganar al contrincante que era Irwin Delgado. Cuando nos enfrentamos aquí con nueve juegos ganados, íbamos a saber quién iba a sobresalir primero a diez juegos; creo que fui el primero que lo hizo en la liga pero acepto que él tenía su número de carreras limpias mejor que el mío”, expresó.

La preparación mental para que Octavio Acosta lograra el liderato de juegos ganados en LMB 2017 fue algo básico que le ayudó en su temperamento como lanzador. Para él, esta parte representa el 90 por ciento de su trabajo y se debe estar positivo y no dar lugar a malas actitudes o experiencias, pero sí se debe aprender de ellas para recuperarse.

Los Diablos Rojos del México continúan con la serie en contra de los Sultanes de Monterrey, con la que finalizan su participación en la LMB 2017. De las 56 victorias que hasta el momento registra la Pandilla Roja, 14 llegaron gracias a la serpentina de Octavio Acosta.

“Los muchachos son unos guerreros; me incluyo porque somos un equipo, un equipo fuerte, las cosas no se nos han dado, hubo muchas lesiones. Estamos conscientes de ello, yo sé que la gente también, así como los otros equipos y sobre todo la directiva. Batallamos en ese aspecto pero la verdad estamos haciendo un buen trabajo y vamos a seguir luchando hasta el final”, concluyó.