Noticias LMB

Valenzuela ha bateado a la hora cero

Ciudad de México a 12 de abril (diablos.com.mx / Miguel Boada Nájera) . - Diablos Rojos tenía un plan claro cuando empezó a armar su roster para la temporada 2018, y una de las posiciones en las que querían poner especial atención era la de cátcher. Los jóvenes habían hecho un buen trabajo pero necesitaban ir un poco más allá y se hicieron de los servicios de Carlos Corporán y sus seis temporadas de experiencia en Grandes Ligas, pero ahí ha aparecido la mascota y el bat de los jóvenes, como Ricardo Valenzuela, quienes han logrado conformar una dupla que les ha dado resultados. 

 

Además de estar detrás del plato en cinco de los 15 juegos que tiene el equipo hasta ahora, el sonorense ha aparecido para resolver con bateo oportuno dos momentos donde tenía casa llena: el primero frente a León en una novena entrada llegando como emergente y el segundo frente a Tijuana en la cuarta tanda.

 

El resultado en ambos momentos fueron batazos a la banda contraria con la suficiente colocación para llegar a los jardines y mandar tres carreras totales al plato. 

 

Aunque la experiencia y la presión eran distintas, ya que contra los Bravos fue para dejarlos en el terreno y el domingo fue para romper el cero en la pizarra y darle una ventaja de 2-0 que resultó clave, la interpretación de la situación fue muy parecida.

 

“Fue similar porque en el otro juego estábamos en las últimas entradas y era un momento importante para poder hacer que el equipo ganara, y también se me dieron las cosas”, calificó Valenzuela. “(El domingo) era un buen momento porque el juego estaba 0-0 y lo que tenía que hacer era poner la bola en juego para poder producir y se dio un buen batazo”.

 

Valenzuela está en su segunda temporada con la novena escarlata luego de que inició su carrera profesional en las sucursales de los Padres de San Diego en 2010, pero la temporada anterior llegó al conjunto capitalino apareciendo 79 veces, compilando 54 imparables, con 23 anotadas, dos jonrones y 19 producidas. Este año, el manager Víctor Bojórquez le hizo saber que aún con la presencia de Corporán como cátcher titular, él tendría oportunidad. Esa realidad es una motivación pero a la vez, puede convertirse en instantes de presión por tener que aprovechar las ocasiones que se le mande al plato. Y él ha sabido hacer frente a esos retos.

 

“Es una motivación enfrentar momentos así”, explicó. “Es muy importante llegar con la cabeza fría a esas situaciones, llegar con un plan claro y buscar ejecutarlo. Sí existen los nervios por tener esa oportunidad de poder ayudar pero uno debe de olvidarse de ellos y enfocarse en hacer lo que uno sabe”.

 

El receptor ha dado al menos un imparable en cinco de las seis apariciones (una como emergente) acumulando siete hits en 20 turnos, con una anotada, un jonrón y seis producidas, además de un doblete, presumiendo un .350 de porcentaje de bateo.

 

“Me he sentido muy bien cachando y bateando y eso se ha reflejado en los desempeños que he tenido en momentos como esos”, confesó. “Significa mucho porque se me está dando la oportunidad y el poder responder cuando estos en esos momentos es motivante para responder a la confianza que me están teniendo”.

 

Además de la experiencia que tiene con los siete años que pasó en las Ligas Menores y el haber jugado la temporada anterior (lo que le ayuda a conocer con mayor exactitud a cada uno de los lanzadores de la rotación) ha tenido un contacto muy constante con Corporán, con quien no solo intercambia información específica de los lanzadores, sino también de lo que cada uno puede hacer para mejorar y, por ende, ayudar a que se den mejores resultados.

 

“Hablamos mucho de cómo es cada pitcher, de las fortalezas que tienen, de los rivales y creo que eso es clave, además de que él me dice las cosas que ve que puede mejorar y me pide que también le diga cosas que le pueda ayudar mientras sigue en su proceso de conocer bien la liga”, dijo para rematar con una idea que comparten, “para ambos nos queda claro que para tener un equipo ganador se requieren dos buenos catchers que estén haciendo el trabajo”.