Diablos Rojos Mexicanos 2017

143

Ciudad de México a 10 de agosto (diablos.com.mx).- Concluyó la temporada de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) 2017, misma en que los Diablos Rojos del México pusieron en marcha la visión de jugar únicamente con peloteros nacidos en la República Mexicana, para darles oportunidad de mostrar su talento en uno de los circuitos de mayor nivel deportivo del país, que a su vez, por primera ocasión permitió la libre participación de jugadores con doble nacionalidad (nacidos en el extranjero con pasaporte mexicano) en cualquiera de los 16 equipos que lo conforman.

En este año, la Pandilla Roja, bajo el mando de Miguel Ojeda, logró marca de 57 victorias y 52 derrotas, que generó un porcentaje en triunfos de .523 para finalizar en sexto lugar de la Zona Norte y séptimo de toda la liga, superando a Pericos de Puebla (.509), segundo lugar de la Zona Sur; asimismo, por segundo año consecutivo el México no consiguió su pase al playoff, situación que se definió a cuatro partidos de concluir la fase regular del torneo.

El equipo de Miguel Ojeda disputó tres series en contra de las novenas que conformaron el sector del norte. No hubo escuadra a la que no hayan vencido los pupilos de El Negro de Guaymas, sin embargo, no pudieron ganar serie alguna frente a los Acereros; en la serie de inauguración de la temporada, los Rojos sólo ganaron el segundo juego; en la siguiente salieron barridos y en la última confrontación que se jugó a dos partidos debido a la lluvia, dividieron encuentros.

Con Rieleros de Aguascalientes, los ‘Pingos’ tuvieron dificultades para conseguir al menos un partido ganado; las dos primeras series quedaron en manos de los hidrocálidos por barrida, y en la última, que se jugó del 12 al 14 de mayo, nuevamente el equipo del riel aseguró el primer juego, pero los escarlatas al fin rompieron la mala racha, ganando los dos encuentros restantes para salvar al menos una de las tres series del calendario.

Los Leones de Yucatán fueron la única novena que se mantuvo en el primer lugar de su zona durante toda la fase regular, no obstante, en su visita al Estadio Fray Nano, el 11 de abril, llegaron con marca de siete triunfos y una derrota; era prematuro hacer conjeturas acerca de quién se llevaría la serie. Sin embargo, los Diablos Rojos equilibraron la marca de los melenudos al propinarles su primera barrida del año y ponerle cuatro derrotas a su récord.

Contra los equipos del Sur, el México disputó dos series en la pasada campaña, una en calidad de visitante y otra como local. Después de haber barrido a los yucatecos llegó rápidamente a la Ciudad de México la tan esperada disputa contra los Tigres de Quintana Roo, la cual quedó en manos de la escuadra escarlata dos juegos a uno.

De las 16 series contra los sureños, los Diablos ganaron nueve de ellas, perdieron seis y empataron una de sólo dos encuentros debido a la lluvia en contra de los Rojos del Águila de Veracruz, dejando una marca de 28 triunfos y 19 derrotas.

Al final de la LMB 2017, la Pandilla Escarlata logró marca de juegos ganados y perdidos de 29-33 contra equipos de la Zona Norte, ganó 11 series, perdió 9 y empató una. El equipo del que obtuvieron más victorias en toda la liga fue de los Toros de Tijuana, quienes finalizaron la temporada con el liderato de todo el circuito; los tres compromisos entre ambas novenas quedaron en manos del México, dos juegos a uno.

El jugador más destacado a la ofensiva de los Diablos Rojos del México en la LMB 2017 fue Ramón Urías. A nivel de todo el circuito su promedio de bateo (.340) quedó entre los primeros 10; produjo 79 carreras, cifra que ocupa el octavo sitio; conectó 19 cuadrangulares, quinta mejor cifra; finalizó primero en carreras anotadas (91) y conectó la quinta mejor cifra de hits dobles con 29 (empatado con también diablo, Eliseo Aldazaba). Dentro de la novena que dirigió Miguel Ojeda, Urías ocupó el primer lugar en estos departamentos.

Ramón, de 23 años de edad, en la pasada temporada tuvo cuatro partidos de dos o más palos de vuelta entera, entre los que se encuentra el del día 13 de mayo, donde conectó tres bambinazos en contra de los Rieleros de Aguascalientes en el Estadio Alberto Romo Chávez. Hasta el 15 de junio, el jugador de cuadro de los Diablos, acumulaba .343 en porcentaje de bateo, 54 carreras producidas y 10 cuadrangulares, números que lo llevaron a su primer juego de estrellas de su carrera profesional.

Octavio Acosta, pitcher de la rotación de abridores del México, se convirtió en el lanzador con más juegos ganados (14) en la Liga Mexicana 2017; el primero de ellos llegó el 4 de abril, al término de su primera aparición del año, que fue contra los Saraperos de Saltillo en calidad de relevista. Posteriormente el mánager escarlata, ante una lesión de Efrén Delgado, requería a un serpentinero inicial y no dudó que Acosta haría un gran trabajo.

La primera apertura del pitcher de Guasave, Sinaloa, tuvo lugar el 11 de abril para enfrentar a los Leones de Yucatán en el Estadio Fray Nano, misma en que obtuvo su segundo triunfo de la temporada con trabajo de cinco entradas y dos carreras permitidas. Octavio Acosta fue uno de los cuatro invitados de los Diablos Rojos a participar en el Juego de Estrellas celebrado en el Parque Nelson Barrera Romellón; acumulaba siete victorias y una derrota hasta antes del evento.

En la segunda mitad de la temporada, Acosta consiguió el mismo número de triunfos pero sin permitir ser derrotado. Sus números finales en 2017 son 14-1 en marca de juegos ganados y perdidos, su porcentaje de triunfos y derrotas fue de .934; 102 ponches propinados (sexto lugar de la liga); 2.99 en promedio de carreras limpias admitidas, décimo mejor de la liga, en 123 entradas y un tercio de labor. El pitcher de 27 años de edad, se despidió de la temporada con su última victoria del año el 3 de agosto en contra de los Toros de Tijuana, con trabajo de seis entradas y dos tercios, permitiendo dos carreras.

José Augusto Figueroa, jardinero de los Diablos Rojos del México, no quiso quedarse atrás en tener un gran inicio de temporada y el 14 de mayo logró la hazaña de batear seis hits en seis turnos al bate en el último juego de la temporada regular contra los Rieleros de Aguascalientes; comenzó con un sencillo al jardín izquierdo; consiguió doblete con batazo al jardín central; llegó limpiamente a la tercera base con otro imparable al jardín del centro.

Cuando Figueroa vio que estaba a un cuadrangular de conseguir El Ciclo (batear sencillo, doblete, triple y homerun, sin importar el orden), en su cuarto turno abanicó agresivamente un lanzamiento para tratar de conectarlo, sin embargo, Miguel Ojeda le pidió que no se presionara y en ese turno acumuló un sencillo más. En su quinto y sexto turno nuevamente conectó par de sencillos y a pesar de no haber conseguido El Ciclo que tanto deseaba, consiguió otra hazaña de gran magnitud.

Las lesiones fueron el gran problema de los Diablos Rojos en la temporada 2017 de la Liga Mexicana. Todo comenzó desde el 31 de marzo, donde Luis Alfonso García salió fracturado de la mano derecha por un batazo de foul durante el primer turno al bate escarlata de la temporada regular; García pudo jugar 15 partidos más hasta el 5 de mayo, pero no se encontraba totalmente recuperado.

Juan Carlos Gamboa, José Augusto Figueroa y Jorge Vázquez, fueron los jugadores de Diablos que debido a lesiones severas no volvieron a ver más actividad en la temporada desde el mes de mayo. Asimismo, Alejandro Ortíz también se fracturó en dicho mes, pero pudo regresar a la actividad desde el 28 de julio. Igualmente, el pitcher relevista Tony Córdova sólo pudo jugar desde el inicio del torneo hasta el 15 de junio debido a una fractura.

Jugadores como Emmanuel Ávila, Carlos Vázquez y Jesús Fabela padecieron molestias musculares durante varios días del calendario regular, por lo que fue necesario darles descanso en algunos partidos, pero no fue necesario sacarlos del roster. En tanto, la última baja sensible fue la de Iván Terrazas, quien salió lastimado por un batazo de foul de su compañero Rolando Acosta; el Capitán tuvo participación regular desde el día inaugural hasta el 19 de julio.

Con la mexicanización de los Diablos en 2017 también se pensaba que los peloteros jóvenes como Ramón Urías, Jesús Fabela y Carlos Figueroa, entre otros, fueran comandados por quienes cuentan con más experiencia como Luis Alfonso García, Jorge Vázquez e Iván Terrazas, sin embargo, ellos fueron parte de la crisis de lesionados y los primeros se pusieron la camiseta de líderes para guiar a los refuerzos traídos de las sucursales de la organización.

Grandes actuaciones de Omar Meza en la segunda base y las paradas cortas; Gabriel Gómez mostró coraje y gran talento cubriendo los jardines; Julián Ornelas quien hizo su debut en Liga Mexicana con buenos números a la ofensiva; y Carlos Díaz, quien llegó para reforzar el bateo y regalar grandes emociones a la Nación Escarlata.

De igual manera fue necesario recurrir a hacer cambios con otros equipos para reforzar el bateo y el cuadro defensivo, por ello la directiva del México obtuvo a Eliseo Aldazaba y Rolando Acosta quienes sacaron la experiencia adquirida en su paso por el beisbol mexicano, mostrando como característica principal el bateo oportuno; con corredores en posición de anotar ayudaron a ganar juegos ‘viniendo de atrás’.

Asimismo, el pitcheo de los Diablos también se vio reforzado con el regreso del zurdo Fabián Cota, además de los relevistas Carlos Morales, Gonzalo Sañudo, Lénix Osuna y Fernando Miranda. Sergio Valenzuela y Samuel Zazueta tuvieron sólidas apariciones como pitchers inicialistas. Los jugadores novatos y experimentados que llegaron al México, mantuvieron al equipo en la pelea por el pase a los playoffs.

Los Diablos Rojos del México concluyen su estancia en el Estadio Fray Nano; en los tres años jugados en este parque, la Pandilla Roja ha ganado 101 partidos a cambio de 62 descalabros en calendario regular, quedando el 2015 como el año del superliderato de la liga, de la mano de nuestro mánager Miguel Ojeda.

Nos despedimos agradeciendo el gran apoyo de la Nación Escarlata, no sólo de los tres últimos años, sino el de siempre; desde el Parque Delta al Parque del Seguro Social, del Foro Sol al Fray Nano. Los esperamos en la edición de la Liga Mexicana de Beisbol 2018 en nuestra nueva casa, su casa. ¡Vamos Diablos!